Pizza vegetal

¡Hoy toca pizza! Lo cual me produce mucha alegría porque es un plato muy agradecido que gusta a todo el mundo. Para la propuesta de hoy, voy a sustituir la masa tradicional (hecha con cereal) por otra hecha solo con verduras y semillas, por lo que se convierte en una pizza ultra-saludable, ligera y apta para celiacos.

Para esta propuesta no he usado queso pero no lo echaréis de menos pues está igualmente deliciosa ¡os lo prometo! En cualquier caso, vamos a hacer un poquito de trampa, añadiendo a la base levadura de cerveza y sal de ajo, lo que aporta un sabor muy cercano al queso.

Por supuesto, vosotros podéis añadir un queso que funda (sustituyendo la levadura de cerveza y el ajo, opcionalmente).

Si no quisieseis usar ningún producto de origen vegetal,  también podéis utilizar algún tipo de queso vegano, disponibles en muchos herbolarios y tiendas eco; en este caso, para mí, el que se está hecho a base de aceite de coco es el mejor ( Mmmmmmm). Si os apetece, también podéis hacerlo vosotros mismos siguiendo la receta que propone Gastrocenicienta.

vegano caliente

Pizza vegetal

(sin harina ni lacteos)

images

Ingredientes

Base:

Coliflor (250 gr)

2 cucharadas colmadas de harina de garbanzo

2 cucharadas de linaza remojada

4 cucharadas de levadura de cerveza

Sal

Ajo en polvo

Cobertura:

Tomate  triturado

Tomates cherry

Pimiento rojo

Champiñones

Albahaca fresca

orégano

Preparación:

Hacemos la base, para empezar.

Paso 1.- Se separan los árboles de la coliflor, se quitan los tallos y hojas y se pican finito con una picadora o robot de cocina; de esta forma, obtenemos grano o arroz de coliflor.

arroz de coliflor

Se mete en el microondas durante 5-8 minutos hasta que la coliflor queden “al dente”.

La coliflor cruda puede resultar más flautulenta que cocida, por eso la vamos a cocinar “a medias”. Es mejor que no quede totalmente cocinada pues cuanto más la cocinéis,  obtendréis una masa más blanda ( y menos manejable) y el sabor de la coliflor será más relevante.

Nota: Los troncos de la coliflor que hemos desechado se pueden usar para otros platos así que nada de tirarlos. Incuso los podéis congelar.

Paso 2.- Se mezcla la coliflor con 2 cucharadas de levadura de cerveza y 2-3 cucharadas de semillas de lino remojadas previamente durante dos horas; este último ingrediente sirve como conglomerante.

Nota: Se podría sustituir las semillas de lino por huevos batidos, si en vuestro caso los consumís.

Paso 3.- Se le añaden 2 cucharadas de harina de garbanzo. Es un producto opcional pero ayuda a las semillas de lino para crear una pasta que compacte.

Nota: Si consumís lácteos, se puede sustituir por mozarella.

La pasta que hemos formado no debe gotear (por exceso de huevo, por ejemplo). Añadid algo más de harina si fuese necesario.

Paso 4.- La mezcla se extiende, con la forma que prefiráis, sobre la bandeja del horno. Os aconsejo que utilicéis papel vegetal bajo la masa para facilitar su manipulación posterior.

Se precalienta el horno a 180ºC e introducís la masa para hornearla durante  15-20 minutos; no la cocinéis en exceso pues podría quemarse y amargar.

Ahora, vamos a por la cobertura.

Paso 5.- Se saca la base del horno y se le extiende la salsa de tomate y se espolvorea orégano, seco o fresco picado.

Paso 6.- A continuación, iremos colocando el resto de verduras, previamente cortadas finamente (para facilitar que se cocinen) y las hojas de albahaca enteras.

Paso 7.- Se vuelve a introducir la pizza en el horno y se hornea durante unos 10 minutos más.

Es importante que el horno siga caliente cuando volvamos a poner la pizza en él pues, en caso contrario, la verdura podría sudar y mojar la base.

Los ingredientes de la cobertura podéis cambiarlos por los que prefiráis. Mi único consejo es que, si se trata de verdura con poco agua (p.e. berenjena, cebolla o zanahoria) las cocinéis antes en una sartén, vaporera o microondas. Pensad que en el horno van a estar poco tiempo y a algunas verduras no les da tiempo a estar cocinadas.

Presentación.- Se consume calentita, con hilos de aceite de oliva cruda por encima, y con una ensalada de rúcula de guarnición.

¡Ya me contaréis qué tal!

Esther Morillas

Cocinera amateur “casi” vegetariana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s