Ensalada de calabaza, queso de cabra y nueces.

Hace mucho que no escribo ¡Más de un año! Uuuuuffff

Explicaros los motivos por los que he estado tanto tiempo ausente me llevaría muchas líneas y no quiero aburriros… al fin y al cabo, si me estáis leyéndome es para aprender una receta nueva, no para conocer mi vida… que tampoco es que sea tan interesante 😉

Lo que si me gustaría contaros – pues estoy super orgullosa de ello – es que he comenzado a estudiar “Nutrición y dietética”, que para quien no lo sepa es un ciclo superior (antes denominado FP). Llevo un montón de años dedicados a la comunicación y al diseño pero creo que a mis 41 años estoy en un momento precioso de mi vida para profundizar en algo que hasta ahora ha sido solo un hobby (aunque ocupe tanto espacio en mi vida) y, quién sabe, si servirá para reciclarme profesionalmente. Y con esa sensación tan maravillosa que ahora misma me invade, he decidido retomar este blog tan bonito… porque para mí, la comida es bonita.

Yo, que tengo una relación con la comida muy intensa (porque hay muy pocas cosas que no me gustan), la comida es una de las cosas que de forma más tangible me hace sentir bien o mal conmigo misma. Cuando como bien,  con productos naturales (o mínimamente procesados), mayoritariamente verde y cocinados de forma sencilla -no necesariamente se tienen que dar las tres cosas ;)-, me siento bien. Cuando como mal, me siento pesada (la digestión me cuesta más y me hincho) y culpable… aunque intente ser autoindulgente conmigo misma cuando me salto la dieta.

Bueno, vamos a lo que  de verdad importa… que yo tengo tendencia a liarme a hablar (en este caso escribir) e irme por los “cerros de Úbeda”.

Hoy os traigo una receta que me hace sentir muy bien y que, además, es muy fácil de cocinar. A mí me gusta tomarla de cena los viernes o sábados, que me acuesto un poquito más tarde, o cuando no quiero complicarme la vida.

ovolacto frio

Ensalada de Calabaza,

queso de cabra y nueces

ensalada_calabaza_queso-cabra-456x250

Ingredientes:

Brotes de espinacas

Calabaza

Queso de cabra

Nueces

Aceite de oliva

Vinagre de Módena

Sal, albahaca y nuez moscada

Utensilios:

Bol y cubiertos

Preparación:

Paso 1.-  Pelar la calabaza y cortarla en cubos o trozo pequeños

Paso 2.- Colocarla en la bandeja del horno, sobre papel de estraza,  con un chorro de aceite y una pizca de sal. Hornear durante unos 20 minutos a 180-200ºC.

La calabaza también se puede cocinar al vapor. El sabor es más ligero pero también queda rico.

Paso 3.- Una vez cocinada y fría o tibia (según cómo os guste), hay que mezclarla con las nueces en trocitos, el queso desmigado y las hojas verdes.

Se puede sustituir las nueces por otros frutos secos o semillas (ajonjolí, linaza, pipas, etc) que aporte una ración de proteínas.

Paso 4.- Añadir el aliño que se elabora mezclando una parte de vinagre balsámico, dos de aceite de oliva virgen, una pizca de sal, albahaca y nuez moscada.

¡Espero que os guste tanto como a mí!

Esther Morillas

Cocinera amateur casi vegetariana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s