Ensalada de frutos secos

A mi las patatas me entusiasman de todas formas: cocidas, asadas, en papillote… pero fritas ya son la “repera” aunque por motivos obvios no las como apenas, snif!! En su lugar, intento acompañar todos mis platos con algo “verde” y un poco más ligero.

Ojo! con “algo” ligero y verde no me refiera a “algo” insulso que está ahí sin más intención que llenar hueco en el plato y en mi estomago ¡No! porque yo no soy la “Reina de las ensaladas” – advertidos quedáis 😉

Las ensaladas me gustan (no tanto como las patatas, je, je) de todos los tipos: frías, templadas, vegetales, con carne o pescado… yo hay pocos alimentos que no pueda incorporar a una ensaladita rica-rica.

La ensalada de hoy es una ensalada con un toque dulce por lo que acompaña muy bien a platos dulces o especiados… aunque también puede acompañar a cualquier otro sabor siempre que nos gusten los contrastes.

vegano crudo

Ensalada de frutos secos

ensalada frutos secos

Ingredientes

Canónigos

manzana golden

cebolla

pasas

nueces

aceite

vinagre de Módena

miel

sal

nuez moscada

albahaca

Utensilios

Bol

Cuenco pequeño

Preparación:

Paso 1. Poner las pasas en agua 1/2 h antes de preparar la ensalada.

Paso 2. Lavar y escurrir los canónigos  y disponer sobre una fuente.

Los canónigos se pueden sustituir por brotes de espinacas o brotes variados pero, personalmente, no lo haría con lechuga, rúcula o escarola porque estas últimas tienen un sabor más “invasivo” que resta protagonismo al aliño.

Paso 3. Se fríe un 1/4 de cebolla, cortada en juliana fina, a fuego medio para que esta se ablande. Añadimos las pasas escurridas y damos una vuelta en la sartén lo justo para que se “templen”. Se añade a la ensalada.

Paso 4. Se corta la manzana en cubitos y se añade a la ensalada en frío.

Si vamos a tardar en añadir el aliño, es mejor dejar la manzana en un bol con un chorrito de limón y un pelín de azúcar moreno; con esto no solo evitamos que se oxide la fruta sino que luego aportará un toque especial a la ensalada.

Paso 5. Se añaden las nueces desmenuzadas.

Paso 6. En un bol pequeño se mezcla el aceite, 1/3 parte de vinagre de Módena,  una cucharadita de miel, una pizca de sal, un poco nuez moscada y albahaca. Una vez mezclados los ingredientes, se vierten sobre la ensalada y remueve hasta que todas las hojas queden impregnadas de la salsa.

Presentación: Servir la ensalada recién preparada.

Aunque el vinagre de Módena es menos ácido que el uva o manzana también “mustia” las hojas al cabo de un rato por lo que la ensalada pierde color y textura si dejamos pasar mucho tiempo entre su preparación y degustación.

Consejo: Si le añadís un poco de quinoa o cuscus, convertís esta ensalada en un plato completo y delicioso.

Ya me contaréis que tal os ha sabido esta ensaladita!

Esther Morillas

Cocinera amateur casi vegetariana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s