Hojaldre de salmón y huevo hilado

Mira! hoy me voy a estrenar con una receta de pescado. Yo no soy mucho de comer carne o pescado porque la proteína no me sienta muy bien… no me preguntéis por qué, porque ni los médicos los saben. Eso sí! No me resisto a comerlo si es un plato de los que me apetecen de verdad… y el que hoy os presento es uno de ellos.

Esta receta es tan fácil que alguna vez que no he previsto cena, y no tengo ganas de “mucho lío”, la cocino. Está en 15 minutos!!!!  Pero lo fabuloso de este plato es que, a la vez, es tan “elegante” que sirve para preparar en cualquier comida o cena especial… por ejemplo, Navidad! 😉

Antes de ir a la receta, tengo que dar las gracias a mi amiga Elena que fue la que me la enseñó – aunque ahora dice que no se acuerda 😉 – por lo que se la dedico ¡Te mando un beso muy grande hasta Pinto!

panimal caliente

Pastel de salmón ahumado

y huevo hilado

hojaldre de salmón y huevo hilado

Ingredientes:

Masa de hojaldre rectangular

queso en crema (tipo filadelphia)

Salmón o trucha ahumada

huevo hilado

huevo

sal

miel

Utensilios:

Bandeja para horno

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 180ºC para que esté caliente cuando vayamos a meter nuestro pastel.

Paso 1: Sacamos la masa de hojaldre justo antes de empezar a rellenarla para evitar que, con el calor ambiental, esta se ablande demasiado y sea difícil de manejar. Se coloca extendida sobre una superficie plana.

Paso 2: Extendemos una capa generosa de queso crema en el tercio central de la masa, de modo que queda un tercio de masa a cada lado sin nada. También es interesante dejar un centímetro arriba y abajo para que cuando cerremos el hojaldre, no se salga el relleno durante el cocinado.

Paso 3: Se coloca el salmón ahumado sobre el queso crema, cubriendo la misma superficie.

Paso 4: Se reparte el huevo hilado por encima del salmón para cubrirlo.

Paso 5: Cerramos el pastel plegando la masa hacía el centro:  primero “ese” centímetro que habíamos dejado arriba y abajo del tercio central de  hojaldre y, luego, cada una de los dos tercios que no tienen relleno, de modo que el relleno queda dentro del hojaldre.

Es importante “precintar” el pastel porque con el calor del horno el queso crema se deshace y el salmón suelta grasa que, sin nada que lo contenga, se sale fuera.

Si queremos decorar nuestro pastel, podemos hacemos unos cortes poco profundos en la parte superior del hojaldre, una vez cerrado.

Paso 6: Se bate un huevo y se le añade sal y miel. Se pinta con ello la superficie del hojaldre.

Paso 7: Se mete el pastel al horno y se cocina durante 10 minutos o hasta que la masa esté cocinada y tome un color tostado. Recordemos que todo el relleno interior ya está cocina con lo que, realmente, lo único que tiene que cocinarse es la masa.

Presentación: Presentar el pastel en una bandeja, cortado en rodajas, si es un plato a compartir, o en porciones individuales acompañado de una ensalada de frutos secos (¡qué os presento en mi próximo post!), si es un plato individual.

Calentito está delicioso… y frio ¡¡¡también!!!

Espero que os sepa muuuuuy rico!

Esther Morillas

Cocinera amateur casi vegetariana 😉

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s