Trigueros en tempura con salsa de ajo asado y jengibre

Ayer estaba de antojo: me apetecían espárragos trigueros… pero no hacerlos a la plancha sin más -¡que bien ricos están!- sino algo un poco más “currado “que para algo era domingo y parece que los fines de semana hay que hacer platos un poco más elaborados.

Mi padre ha sido un hombre de campo. Cuando era pequeña, recuerdo ir con él al campo a coger setas, cardillos o trigueros. Me encantaba ayudar en casa a limpiar lo que recolectábamos y cocinarlos después. Los trigueros era uno de mis productos favoritos ¡incluso me los comía crudos, según iba limpiándolos! El caso es que mi padre, con la edad (y porque se hizo motero y cambió el campo por el asfalto) dejó de ir a buscarlos y tuve que empezar a comer los que venden en el mercado (de vivero). Al principio me resultaban de lo más insípidos (nada que ver con los “de verdad”) pero ahora me he acostumbrado – creo que ya no recuerdo a que saben los de campo-  y los como con el mismo placer que lo hacía de niña.

ovolacto calienteTrigueros en tempura

son salsa de ajo asado y jengibre

trigueros tempura

Ingredientes:

Manojo de espárragos trigueros

1 cabeza de ajos

1 yogurt (o crema agria o crema de queso)

pimiento choricero

300 gr harina de trigo o maíz

1 1/2 -2 vasos de agua fría

1 huevo

hielo

aceite y oliva

jengibre fresco

pimienta blanca

sal

Utensilios:

Sartén

Recipiente silicona para hornear (opcional)

Papel albal

Bols y cubiertos

Preparación:

Primero vamos a hacer la salsa de ajo.

Paso 1: Asamos la cabeza de ajo. Para ello, hay que poner las cabezas enteras, cortando la parte superior (como si le quitásemos el “sombrerito”) de forma que los ajos quedan por arriba al descubierto. Se ponen dentro de un papel albal (papillote) o bolsa de asar aliñados con aceite y sal. Se cierra el envoltorio y se hornear a unos 170-180ºC durante una media hora. Se puede aprovechar que estemos cocinando otra cosa y así ahorramos energía. 😉

ajo asado

Paso 2: Una vez asados los ajos, se pelan y trituran en el vaso de la batidora junto aprox. medio vaso de aceite, la pimienta y la ralladura del jengibre fresco. Una vez emulsionada la salsa, se añade el yogurt (que puede sustituirse por nata, crema vegetal o crema de queso) y un poco de carne de pimiento choricero rehidratado para dar color e intensificar el sabor. Se mezcla y se deja reposar la salsa 1-2h para que fusiones los sabores pero fuera de la nevera para que no se enfríe en exceso. Las cantidades de pimienta y jengibre dependen del gusto.

El yogurt (salsa o queso) es “omitible” pero aporta consistencia a la salsa. Podemos usar aceite de oliva aunque con aceite de sésamo también queda muy rico. Probad ambas opciones porque el resultado es totalmente distinto.

A continuación, mientras reposa la salsa de ajo, hacemos la masa para la tempura.

Paso 3: La masa de la tempura es sencilla si se hace con mimo. Hay que batir 1 huevo y añadir el agua muuuuuuuy fría (mejor si ha estado en la nevera) sin dejar de batir. La cantidad de agua depende del tamaño del huevo: 1 vaso si es un huevo muy pequeño, 1 1/2 si es un huevo normal y 2 vasos si es un huevo XL. A esta mezcla, en la cocina japonesa (de donde es originaria la  tempura) se le llama tamamizu.

Luego, vamos añadiendo la harina poco a poco para que no haga grumos. La consistencia es como una salsa. Esta masa debe guardarse en la nevera, tapada por un paño, o poniendo el recipiente de la masa dentro de otro con hielo, hasta su utilización.

(*) Para obtener una tempura vegana se puede hacer la tempura solo con agua y harina aunque no queda exactamente igual. Otra opción es añadirle la mitad de cantidad de agua y la otra mitad de cerveza; es una variente que queda muy-muy rica.

Por último, vamos a hacer los trigueros. Se pueden hacer a la plancha o brasa si queremos aligerar esta receta (por ejemplo, para una cena) aunque yo hoy os propongo una tempura que es más sabrosa.

Paso 4: Los trigueros son una verdura con poco agua (en comparación con el calabacín, por ejemplo) por lo que muchas veces quedan duros al cocinarlos. Por ello, a mi me gusta pre-cocinarlos en el microondas para que se ablanden. Puede hacerse directamente en un plato aunque yo uso una vaporera de lekue, a la que amo tanto como a mi thermomix ;), que permite cocinar en el propio jugo de los alimentos.

lekue

Bastan 2 minutos en el microondas para que los trigueros estén: recordemos que queremos que se ablanden solo un poco; si quedan demasiado blandos, cuesta hacer luego la tempura.

Paso 5: Se pone aceite muy caliente en una sarten y cuando empiece a humear, se bañan los trigueros en la masa de tempura e inmediatamente se frien. Es importante que los trigueros floten en el aceite y no se toquen entre ellos para que la cobertura quede uniforme y crujiente y no se rompa.

Entre tanda y tanda de espárragos es bueno esperar un rato corto para que aceite vuelva a estar caliente. Si el aceite no tiene la temperatura adecuada corremos el riesgo que la masa absorva más aceite del necesario. Hay que ir friéndolos con cierta “agilidad” para que la tempura quede dorada pero no quemada; no se trata solo de que queden bonitos si no de que no amarguen.

Servir: Los trigueros se sirven recien fritos para que esten calientes y ¡crujientes! La salsa se sirve por encima o en una salsera a parte para que cada cual se sirva al gusto.

Probadlo y contadme lo rico que esta. Mmmmmmm…

Esther Morillas

Cocinera amateur casi vegetariana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s